Nunca son demasiados gatos

Jamas en la vida serán demasiados gatos, no importa la situación, como esta conversación lo demuestra:

 

dormirgatos dormirgatos2

Las decisiones de la vida se toman mejor cuando hay un gato que te recuerda que las tienes que tomarlas, aunque sea un dolor de huevos.